domingo, 15 de abril de 2018

Fijando Principios





FIJANDO PRINCIPIOS

Carlos Arnanz Ruiz

(Presidente del Centro de Estudios Castellanos)

El pasado sábado 3 de marzo del año en curso 2018 y en primera página, los lectores de EL ADELANTADO DE SEGOVIA tuvimos ocasión de leer: LOS POLÍTICOS PONEN DE MANIFIESTO EL ÉXITO DEL MODELO AUTONÓMICO DE CASTILLA Y LEÓN. Después, en las páginas cuarta y quinta, se ofrecieron más noticias sobre una mesa redonda celebrada en el Museo Esteban Vicente con la participación de diferentes protagonistas y opiniones diversas.

Me disponía a discrepar y a tal efecto tenía medio redactado un artículo cuando se me adelantó Antonio Horcajo el día 8, también de los corrientes y en este mismo diario. DISENTIR  ES SOLO ESO…NO ESTAR DE ACUERDO, tituló Horcajo su artículo en el que expresó sus pareceres sobre la fallida autonomía segoviana, a mi juicio, acertados.

Dicho lo dicho, pensé abandonar pero me di cuenta de que habían quedado cosas importantes sin aclarar y otras que merecía la pena recordar. Por lo tanto,  retomé mi artículo, si bien con un enfoque diferente.

Nunca es tarde para reflexionar sobre el verdadero sentido de la autonomía segoviana. No era cuestión de ser “cabeza de ratón o cola de león”. Ni de escapar del centralismo vallisoletano. Ni de…podría añadir más consideraciones que resultarían prolijas en este corto espacio que se me ofrece.
 Lo que verdaderamente se perseguía era, primero, defender Segovia y Castilla de la gran ceremonia de la confusión. Y por añadidura, también  a España de “fuerzas centrípetas periféricas” (M.G.H.). Una perspectiva, como se ve, de altos vuelos que no era precisamente cateta.

SEGOVIA, BALUARTE DE CASTILLA, no sé si con “masa crítica” o no porque ¿acaso la tuvieron Ceuta y Melilla? Segovia era conocida en ciertos ámbitos, incluso fuera de su provincia por tener las ideas claras. Todo lo demás fue embrollo e improvisación. En Navarra se interesaron mucho por nuestras tesis. Y se les dieron consejos.

En el Informativo Castilla, órgano de difusión de Comunidad Castellana que tuve el honor de fundar y dirigir durante cerca de veinte años, fueron publicados a medida que se iban produciendo los acontecimientos, editoriales, comentarios, sueltos y otros etcéteras que derivaron paulatinamente en la creación de SEGOVIA UNIDA, SEGOVIA AUTÓNOMA. Sin olvidar CASTILLA ENTERA, NI VIEJA NI NUEVA.

No estaría mal tampoco, recordar que ya en vísperas  de la Guerra Civil y en tiempos de la República,  Luis Carretero y Nieva  junto con Ignacio Carral presentaran  a la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia un Proyecto de Estatuto  Autonómico para Segovia. No tiene fecha pero repasando las actas de la citada Institución en el Archivo Municipal, averiguo que existen los siguientes datos:
“Sesión de la Junta de la Comunidad del día 10 de septiembre de 1931. En la ciudad de Segovia”…se nombra a los sexmeros asistentes y alguna que otra particularidad. Después un titular dice: “Sobre el proyecto de Estatuto autonómico del territorio segoviano”. Seguidamente el texto: “ Como todos los Sres vocales de la Junta conocen (por las copias que se les remitió) el proyecto de estatuto del territorio segoviano publicado en la prensa por los señores Arévalo, Carretero y Carral y del escrito presentado a la Comunidad sobre el particular, La Junta, después de un cambio de impresiones, entiende y así lo acuerda tomarlo en consideración y ver con satisfacción lo proyectado por estos distinguidos segovianos porque, de poderse llevar a la práctica resultaría altamente beneficioso a los intereses segovianos.”

El proyecto tenía también una visión regional y también española. Pero los avatares del momento impidieron que fraguara. No pudo ser. ¿Habrá más suerte en la tercera ocasión, la de la vencida?
Agradezco a Rodrigo Peña e Isabel Álvarez la información que me facilitaron hace ya varios meses de estos documentos. Y ahora la posibilidad de  recopilarlos e incluso, de copiarlos digitalmente para su posterior estudio. 

Otro salto atrás nos llevaría a finales de 1915 cuando en la villa soriana de Tarancueña  (Soria) Luis Carretero y Nieva comienza a escribir el libro  “La Cuestión Regional de castilla la Vieja, El Regionalismo Castellano” que se publicaría en Segovia un año después. Tiene prólogo de Salvador de Aragón, Expresidente de la Diputación Provincial de Logroño y epílogo de Juan José Ruano de la Sota, Diputado a Cortes por Santander, a los que no les cabía duda de que eran parte de Castilla.
GRAN LIBRO ESTE, uno de los más importantes que se han escrito y publicado en Segovia.  En él se dan pautas de las que luego más o menos perfiladas, se nutriría  Comunidad Castellana. Pautas enriquecidas  con las notables aportaciones de Anselmo Carretero y Jiménez, Manuel González Herrero y otros. Estudios serios, discutibles si acaso en algún punto, pero nada que ver con lo que circula por ahí en base a increíbles disparates.

No parece que hablemos el mismo idioma aunque el castellano sea la mayor creación cultural de nuestro pueblo. Idioma castellano que no español porque españolas son todas las lenguas de España y así se recoge en la Constitución.

El quid de la cuestión está, pues, en  SER O NO SER. Y a la vista está que Castilla subsiste fragmentada y muda por una decisión política desacertada.  Respecto a  Segovia …piénsese lo que se quiera.

Por mi parte me gustaría pensar en una Mancomunidad de Diputaciones autónomas solamente castellanas, baratita, sin senado ni otras zarandajas. A lo mejor así se lograría superar los datos provinciales que según los analistas estarán este año por debajo de la media regional y ésta, incluso, de la nacional. Un castizo castellano diría que para este viaje no se necesitan alforjas.










sábado, 30 de septiembre de 2017

El reino de León: Lecciones instructivas sobre la Historia y la Geografía. Obra póstuma de don Tomás de Iriarte, dirigida á la enseñanza de los niños (1830) p. 285

El reino de Leon confina al oriente con la provincia de Burgos; al mediodía con la de Avila y con Estremadura; al poniente con Galicia y Portugal, y al norte con las Asturias. Comprende este reino la provincia llamada propiamente de Leon, la de Palencia, la de Zamora, la de Toro, la de Salamanca, y la mayor parte de la de Valladolid. 

Leon, ciudad, capital y corte de los antiguos reyes de Leon, tiene un obispo exento como el de Oviedo, y su catedral pasa por una de las mas bellas de España. Son tambien ciudades episcopales, Palencia, Astorga, Zamora (residencia del capitan general de Castilla la vieja), Cíudad-Rodrigo (plaza de armas), y Salamanca, bien nombrada por su antigua é ilustre universidad. 

Toro y Medina de Rioseco son tambien ciudades comprendidas en el reino de Leon; como igualmente las villas de Villalpando, Sahagun, Saldaña, Mayorga, Peñaranda, Becerril de Campos, Benavente, Torquemada, Tordesillas y otras

martes, 20 de junio de 2017

El CEC en la revista Banderas.

[Centro de Estudios Castellanos: Muchas gracias a la Sociedad Española de Vexilología por la mención a nuestro antiguo blog "VexiCastilla" en el último número de su revista "Banderas.]



lunes, 31 de octubre de 2016

El CEC en el Congreso Nacional de Vexilología


Los pasados días 22 y 23 de Octubre se celebró en Segovia el XXI Congreso  Nacional de Vexilología, organizado por la Sociedad Española de Vexilología, al cual acudió una representación del Centro de Estudios Castellanos. A lo largo del congreso se pudieron escuchar un buen número de ponencias, algunas de gran interés como la relativa al baile de las banderas en Santo Domingo de la Calzada. También se presentó un libro sobre banderas y escudos de la provincia de Segovia. Se establecieron diversos contactos con miembros de la SEV, y como resultado algunas de las indicaciones proporcionadas por miembros del CEC relativas a ciertas banderas serán tenidas en cuenta en futuras publicaciones de la SEV.

jueves, 20 de octubre de 2016

EN CASTILLA, DIPUTACIONES SI

EN CASTILLA, DIPUTACIONES SI

Carlos Arnanz Ruiz (Presidente del Centro de Estudios Castellanos, recientísimamente constituido, continuador de Comunidad Castellana).


Acabo de leer en El Adelantado de Segovia el suelto relativo a la celebración en Segovia por juristas y políticos de un debate sobre el papel del futuro de las Diputaciones. Y al socaire de la urgencia, redacto precipitadamente estas líneas preocupado por la importancia que para Castilla tiene este asunto.
 
Recordemos que en vísperas de nuestra guerra civil se trató de constituir dos agrupaciones de Diputaciones. Una con las provincias leonesas de león, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Y otra con las castellanas de Santander, Burgos, Logroño, Soria, Segovia y Ávila. Después, vino lo que vino,  y más adelante y por lo que a Castilla respecta, su inicua desmembración.
 
España es muy variada y conviene tener en cuenta que lo que podría ser bueno para unos no lo sería para otros. En el caso de Castilla, el perjuicio sería notable porque implicaría dar un paso más en su desaparición. No ha merecido Castilla tanto castigo. Y si es la eliminación de gastos  uno de los motivos que se esgrimen para su desaparición, podríamos empezar por eliminar la  Autonomía regional. Con algún retoque a una Asociación de Diputaciones el asunto quedaría zanjado y vaya si habría ahorro.
 
Las Diputaciones están cercanas y podrían,  también, estrechar lazos con las castellanas de Cuenca y Guadalajara, porque no tiene sentido que una parte residual de Castilla se  haya agregado a León y otra a La Mancha. La distancia con Santander y Logroño disminuiría, porque, no se olvide, el principal motivo de su separación no fue otro que el escapar de Valladolid.
¿No sería también más lógico que si hay dos Castillas estuvieran juntas? De esta forma cuando hubiera una exposición, por ejemplo, como Las Edades del Hombre no estaría fracturado el ámbito cultural por culpa de una división territorial arbitraria.
 
Paso a paso la personalidad de Castilla se va desdibujando y los propios castellanos no hacen nada para recuperarla o, cuando menos, para mantenerla. Nuestra creación más original, el idioma, que en la Constitución parece con su nombre verdadero, El Castellano, porque españolas son todas las lenguas de España, en nuestras propias instituciones se le prostituye.
 
Al Sr. Cela se lo dije un día y me respondió que el Español es el castellano evolucionado. Le dije, entonces el inglés no está evolucionado porque no se le llama británico. Balbuceó unas palabras pero no las entendí.
 
Causa extrañeza ver como en otras regiones se presta atención a aspectos nimios y aquí los más importantes está dejados al azar. Diputaciones y Comunidades de Ciudad o Villa y tierra pueden tener en un futuro una importancia decisiva para la recuperación y pervivencia de la verdadera personalidad de Castilla.

 

viernes, 13 de mayo de 2016

CON OCASIÓN DEL XIV MANIFIESTO DEL DÍA REGIONAL DEL PATRIMONIO


CON OCASIÓN DEL XIV MANIFIESTO DEL DÍA REGIONAL DEL PATRIMONIO

Mis queridos amigos y lectores en general:

He recibido con satisfacción el Manifiesto que habéis redactado con motivo del XIV Día Regional del Patrimonio de Castilla y León que tituláis “Por una gestión respetuosa con el patrimonio”. Lo suscribo plenamente, si bien me gustaría hacer algunas puntualizaciones.

Es, a mi juicio, el Patrimonio algo que supera el ámbito meramente político por contener un poso histórico que va unido consustancialmente con él. No es concebible un Patrimonio sin historia. Y aquí se considera la defensa de un Patrimonio que si bien afecta íntegramente a las cinco provincias leonesas, que básicamente coincide con el Reino de León,  no ocurre lo mismo con las  provincias castellanas, cortadas y diseminadas del tronco común: Santander o Cantabria, Logroño o La Rioja, Madrid, parte de Guadalajara y parte de Cuenca.

Hasta no hace mucho León lo componían: León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla: Santander, Burgos, Logroño, Soria, Segovia y Ávila. Pero había “otra” Castilla, al sur, con parte de Madrid, Guadalajara y Cuenca.   No es de recibo que este gran Patrimonio que hemos creado los castellanos y que en común hemos mantenido durante siglos, se vea ahora despedazado por unas urgencias políticas que antes o después darán problemas, porque como dijo Borges: “Tarde o temprano vuelven las cosas”.

Un Patrimonio que, en algunos casos, es desvirtuado de su proceso histórico, haciéndose malabares,  para ocultar su pasado castellano. Hasta nuestra lengua, principal valor de la cultura  de Castilla, se le sustrae el hermoso vocablo de castellana para llamarla español cuando españolas son todas las lenguas de España. ¿Y cómo se concibe la maravilla de que el castellano ya no naciera en Castilla? Hay quien dice que el español es el castellano evolucionado. ¿Acaso no ha evolucionado el inglés y no se le llama británico?

Me agrada recibir noticias sobre vuestro desinteresado trabajo. Pero me duele que éste sea  sectorial respecto a Castilla, aunque, por otra parte, se ocupe del Patrimonio del querido Reino de León.

Pido disculpas tal vez por la inoportunidad de estas palabras que no hubiera redactado de no ser por el hecho de habérseme nombrado recientísimamente Presidente del Centro de Estudios Castellanos, entidad continuadora de Comunidad Castellana y cuando a un no hemos tenido tiempo de hacer ni siquiera una modesta presentación oficial.

Pido una reflexión al respecto y os envío mi saludo afectuoso reiterando mi  gratitud por vuestro trabajo.

 Segovia, Mayo, 10, Día Regional del patrimonio

Carlos Arnanz Ruiz